Benito Muros lanza la primera plataforma online para la comercialización de productos sin obsolescencia programada

  • Un consumidor medio en Occidente se gasta a lo largo de su vida entre 50.000 y 60.000 € en la compra de electrodomésticos
  • La nueva plataforma pretende concienciar al consumidor para que adquiera productos menos contaminantes y más duraderos

 

Benito Muros, el creador de la primera bombilla sin obsolescencia programada del mundo, ha dado un paso más en su batalla contra los productos con el fin de la vida útil planificada.

Acaba de lanzar www.feniss.com, la primera plataforma online dedicada a la comercialización de productos sin obsolescencia programada (OP).

La web es una herramienta para proveedores de todo el mundo interesados en la venta de productos fabricados sin obsolescencia programada.

La obsolescencia programada es una práctica ilícita que realizan las empresas para que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante, el producto se vuelve obsoleto y deja de funcionar, obligando al consumidor a tener que adquirir uno nuevo.

Así, los productos que se comercialicen en feniss.com tendrán que incorporar el sello ISSOP, una certificación expedida por la Fundación Feniss que distingue a aquellas organizaciones y empresas comprometidas de forma determinante con la excelencia en el ámbito de la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

El nuevo portal de venta virtual nace del #movimientofeniss, la corriente ecologista liderada por Benito Muros que pretende concienciar a los consumidores de la importancia de adquirir productos más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

“La mayoría de los productos están fabricados para morir al cabo de un tiempo corto. Ello nos obliga a comprar un nuevo producto, contribuyendo a la contaminación del planeta y a la desaparición de las materias primas”, explica Benito Muros, que ha creado una plataforma de crowdfunding para recaudar fondos para el desarrollo del nuevo portal.

La OP no solo tiene efectos negativos para el bolsillo del consumidor. En el momento actual, en el que nadie cuestiona la emergencia climática y la necesidad de frenar el ritmo de consumo, las consecuencias de la obsolescencia programada para el medio ambiente son catastróficas.

Un consumidor medio en Occidente se gasta a lo largo de su vida entre 50.000 y 60.000 € en la compra de electrodomésticos, una cifra que se ahorraría si la industria mundial fabricara productos sin obsolescencia programada.

 

LA PRIMERA BOMBILLA SIN OBSOLESCENCIA PROGRAMADA DEL MUNDO

Benito Muros obtuvo en el año 2016 la certificación de la UE que acredita que la bombilla Actúa Vida es la primera y única bombilla del mundo fabricada sin obsolescencia programada.

La bombilla, fabricada por la empresa Light & Life Technology, está fabricada para durar entre 12 y 14 años si permanece encendida 24 horas. Si se enciende entre 4 y 5 horas al día, el consumo más habitual en los hogares, su vida útil puede llegar a los 100 años, y después se puede reparar sin necesidad de comprar otra.

Y, si dentro un siglo, la bombilla deja de funcionar, si existe un componente más eficiente, que consume menos, la compañía está abierta a incorporar la nueva tecnología en la bombilla. Por tanto, Actúa Vida es la primera bombilla reparable del mundo. Solo habrá que cambiarle la parte lumínica o electrónica (coste del recambio entre 1,5€ y 3€) y no generará ningún tipo de residuo.

La certificación de UE de la primera bombilla sin OP del mundo se produce cuando está a punto de entrar en vigor (2020) la directiva de la UN ‘Por un consumo más sostenible. La duración de la vida de los productos industriales y la información al consumidor para recuperar la confianza‘, que emplaza a los estados miembros a legislar para atajar la OP.

 

Benito Muros es el presidente de la Fundación FENISS dedicada a la concienciación sobre la obsolescencia programada. La Fundación emite el sello ISSOP (Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada) que solo otorga a las empresas que cumplen de forma estricta un decálogo de requerimientos para acreditar que fabrican sus productos sin obsolescencia programada.